Share:
BlogNoticiasTodo

Aumentan las consultas de adolescentes en el primer trimestre de 2021

La pandemia de covid-19 y el impacto global que ha supuesto en las diferentes áreas de nuestras vidas han afectado de forma contundente nuestro bienestar emocional y psicológico.
Desde la experiencia asistencial y clínica acumulada en nuestros Servicios hemos podido observar y acompañar un aumento del sufrimiento, de la desorientación, de la angustia y el malestar, los cuales han ido incidiendo de diversas maneras, con diferente intensidad / gravedad y en diferentes momentos en la salud mental de la mayoría de la población.
En los CSMIJ y CDIAP que gestionamos hemos detectado que la tendencia al alza de las primeras visitas se fue consolidando durante el último trimestre de 2020, para ascender definitivamente en el primer trimestre de 2021, cuando hemos podido constatar el aumento de la demanda y la gravedad clínica y social de la misma.

PV: primeras visitas

Como se puede observar en los datos de los últimos siete años correspondientes al CSMIJ que gestionamos en el distrito de Gracia, el impacto sobre la etapa adolescente en el inicio de 2021 es muy importante: el volumen de primeras visitas de adolescentes sobre el total de primeras visitas realizadas se incrementa en más de un 30% respecto de la media de los siete años anteriores.
Si valoramos sólo el número de primeras visitas de adolescentes en el primer trimestre de 2021 y lo comparamos con la media de los siete años anteriores, el aumento se sitúa por encima del 50%. Este incremento se eleva a casi un 100% cuando observamos los datos del primer trimestre de 2021 en relación con los del mismo período de 2020, pero hay que valorar que durante el primer trimestre de 2020 experimentamos un descenso de la demanda, sobre todo a finales de marzo. Muy posiblemente, a causa de un mes de febrero e inicios de marzo en que la pandemia ya dejaba entrever algunas dificultades. Por lo tanto, este último dato puede no ser suficientemente representativo.

Fuente: Fundació Eulàlia Torras de Beà

Es importante destacar que siguen faltando recursos que permitan atender este aumento de la demanda de forma adecuada y con la agilidad necesaria para evitar cronificaciones y agravamientos de la patología psicosocial. Y también para mitigar el sufrimiento añadido que supone la dilatación temporal para poder ser atendido / a, tanto para la propia persona como para su entorno inmediato.
Principales motivos de consulta
Del total de primeras visitas de adolescentes atendidas durante el primer trimestre de 2021, destacaríamos los siguientes tipos de solicitud:

  • 25,5% de solicitudes relacionadas con dificultades a nivel de conducta, hábitos, etc.
  • 19% de solicitudes por trastornos o desórdenes afectivos y / o emocionales
  • 15% de solicitudes relacionadas con problemas de ansiedad y / o fobias
  • 8,5% de solicitudes relacionadas con trastornos adaptativos y / o reactivos

Algunos factores para entender el aumento de la demanda
En los inicios de la pandemia nos enfrentábamos a una situación que implicaba riesgo de vida, con lo que otros elementos pueden haber quedado contenidos, latentes, a la espera de un momento de mayor serenidad, seguridad y pausa en que podernos detener a pensar, a sentir.
En esta línea, situaciones de gravedad y/o crónicas, así como otras reactivas o aparentemente leves, se han podido contener durante un tiempo, pero el desgaste y el agotamiento de los menores y de sus familias ha ido haciéndose cada vez más insostenible.
Situaciones socioeconómicas de precariedad, contextos familiares de gran tensión, pérdidas y duelos acumulados, así como la inevitable sensación de incertidumbre y la dificultad para vislumbrar el futuro, hacen que el periodo actual sea especialmente sensible en cuanto a la salud mental.
En parte, también debemos celebrar una mayor y mejor detección, un trabajo de fondo a muchos niveles en la lucha contra el estigma en salud mental que facilita la consulta y la demanda de ayuda.

Noticias relacionadas